Inicio » Blog » Pueblos bonitos para vivir un cuento de Navidad

Pueblos bonitos para vivir un cuento de Navidad

Publicado hace 10 meses | 932 lecturas | milgrupos

Diez de los pueblos navideños más bonitos, para vivir un cuento de Navidad.

Guadalupe, España.

Guadalupe, Patrimonio de la Humanidad, ganador en 2017 del ya tradicional concurso de Ferrero Rocher para iluminar el pueblo más bonito de España y finalista de nuevo en 2019. Más de cien mil bombillas alumbran sus principales monumentos, que brillan más que nunca en estas semanas.

Valderrobres, España.

Este también nos gusta todo el año. Llaman el Bajo Aragón la Toscana española por el encanto de una comarca que sorprende a quien se acerca a conocerla. Valderrobres es su núcleo principal, también ganador del certamen navideño de la marca de bombones (de hecho, fue el primero en hacerlo, en 2013). Su imponente castillo de finales del siglo XII y el puente de piedra que cruza el río y da paso a sus empedradas callejas quitan el hipo de todo el que se acerca, especialmente, en esta época.

Zermatt, Suiza.

A Zermatt lo cierto es que no le hace falta Navidad para parecer navideño. El efecto lo consiguen en cualquier mes sus tradicionales cabañas alpinas rodeadas de picos nevados y pinos. No obstante, en estas fechas la explosión de lucecitas es tal que casi parece arder en la montaña. Entretente con tus deportes favoritos y olvídate del tráfico, del ruido y del mundo.

Tallin, Estonia.

En invierno, los coloridos edificios del casco histórico de Tallin se llenan de nieve y su conocido mercado navideño potencia el encanto, más si cabe, de una ciudad que es, todo el año, de fábula. El árbol de Navidad de la placita central y el esmero que ponen los habitantes en decorar sus casas hace de este destino uno de los más bonitos de Europa, en estas fechas y siempre.

Rovaniemi, Finlandia.

Es el pueblo navideño por excelencia porque es el hogar de Santa Claus. Cada año, cantidades de niños y adultos le visitan para entregarle sus cartas, conocer a los elfos, al propio Rudolph y practicar algunos divertidos deportes de invierno. El sitio en sí, con o sin Santa, es una cucada.

Rothenburg, Alemania.

Esta ciudad medieval amurallada meticulosamente conservada en Alemania es el escenario de un mercado navideño centenario por el que ya vale la pena el viaje y el paseo por sus calles adoquinadas.

Leavenworth, EEUU.

¿Una ciudad de inspiración bávara en la cordillera de las Cascadas?Sí. Aquí la temporada navideña se vive entre casitas de madera y sus cercados repletos de millones de luces LED. Mercado, conciertos de campanilleros, villancicos y un gigantesco árbol.

Hallstatt, Austria.

Este pequeñísimo pueblo ensalzado por la UNESCO y escondido en los Alpes promete una Navidad de ensueño entre sus apenas 800 habitantes. Son pocos, pero sus fiestas, decoraciones y mercaditos son de lo mejorcito de Austria. Además, sus inmediaciones son una gran opción para esquiar.

Gstaad, Suiza.

El destino invernal de lujo por excelencia en Europa no es solo famoso por la práctica del esquí y por sus célebres visitantes, también por su Navidad. Las luces aquí brillan como pequeños diamantes, los escaparates de las mejores boutiques se visten de gala y su mercadillo navideño de artesanía y productos gourmet es toda una institución.

Colmar, Francia.

Este pueblo alsaciano presume de ser el que inspiró el pueblito de Bella en "La Bella y la Bestia". Su aspecto de cuento de hadas se multiplica en Navidad y la diversión, con sus famosos mercados, carrusel o pista de hielo, también.

 

 

 

 

 

 

 <div style="position:absolute;top:-1682px;">
<a href="https://www.orologireplicas.it/category/rolex/">rolex replica</a>
<a href="https://www.orologireplicas.it/">orologi replica</a>
<a href="https://www.orologireplicas.it/category/rolex/">replica rolex</a>
<a href="https://www.orologireplicas.it/category/rolex/">repliche rolex</a>
</div>