Inicio » Blog » Recurren la adjudicación del hotel Santa Catalina de Las Palmas a Barceló

Recurren la adjudicación del hotel Santa Catalina de Las Palmas a Barceló

Publicado el 12 de Diciembre del 2017 | 315 lecturas | preferente

Manuel Padrón, el empresario que hasta ahora gestiona el hotel público Santa Catalina, en Las Palmas, ha presentado un recurso contra la decisión de adjudicarle la gestión al Grupo Barceló. Padrón era el gestor hasta el presente y también se presentó al concurso público convocado para un nuevo periodo de operaciones del hotel. Padrón se presentó de la mano del Grupo Riu (El hotel Santa Catalina de Las Palmas se lo queda Barceló).

 

Según el empresario canario, la adjudicación al grupo mallorquín presenta numerosas deficiencias. En primer lugar, indica que no se le ha notificado la resolución del concurso, pero más importante, dice que la oferta presentada por Barceló debe de ser anulada ya que en la memoria no se reflejan los importes que se pretenden invertir, y que hay diferencia de nueve millones de euros entre las diversas partes de la oferta presentada; y finalmente añade que el proyecto presentado por Barceló contraviene el Plan de Ordenación Urbana de la ciudad, en lo que hace a la protección del edificio.

 

La protesta del empresario canario va más allá porque también ha pedido que se deslegitime al órgano administrativo que convocó y adjudicó el concurso debido que la sociedad pública Hotel Santa Catalina no había depositado las cuentas en el registro, lo que conlleva la declaración de una situación especial que impide la acción de esta sociedad.

 

Previamente, el mismo empresario había indicado que no se había aprobado el acta de la sesión en la que se adjudicó a Barceló la gestión del hotel, tal como puede demostrar según un certificado.

 

El hotel está en el centro de la ciudad, es de propiedad pública, llevaba años gestionado por este empresario y su degradación era evidente. El concurso pretendía renovar el edificio, modernizarlo y preparar el hotel para el futuro. Los licitadores tenían que llevar a cabo la inversión de su bolsillo, 24,5 millones de euros en el caso de la propuesta ganadora, al tiempo que pagan un canon anual a la ciudad, que es de 600.000 euros en el caso de Barceló. El empresario Padrón, por su parte, proponía una inversión de 17 millones de euros y un canon de 560 mil euros anuales.